Widget Image
The Czechoslovak Talks es un proyecto que destaca las historias de vida de los compatriotas checoslovacos en el mundo. Cuenta los relatos de subidas y bajadas, de oportunidades y obstáculos y sobre todo de experiencias de vida, que así conservamos para las siguientes generaciones.

 

SÍGUENOS

Eva Rohan

“Éramos tres hermanas: yo, Jiřina y Bohumíra. Papá trabajaba de especialista en las fábricas de Škoda, viajaba a menudo y en casa no se detenía mucho. A nosotras tres nos educó nuestra madre. Durante la Segunda Guerra Mundial papá se fue a trabajar al extranjero – la separación no fue propicia y después del regreso nuestros padres se separaron. Papá desde ese momento vivó su propia vida y nosotras la nuestra.

En Bratislava estudié actuación y más tarde obtuve trabajo en el Teatro nacional Eslovaco. Uno de mis colegas fue también el famoso actor Ladislav Chudík, al que hoy en día sigo admirando. En esa época viví al tope y sin preocupaciones, fue una época llena de fiestas y de diversión. En Bratislava también me casé. Mi esposo era muy guapo y provenía de una buena familia, pero desgraciadamente el matrimonio acabó con el divorcio.

Un día a mí, a mi mamá y a mi hermana Jiřina los comunistas nos encerraron en la cárcel porque en el trabajo participamos en un debate que no les gustaba.

Con la llegada del comunismo mi vida empezó a cambiar rápidamente. De un día a otro tenía que empezar a tener cuidado: qué es lo que decía y delante de quién. Un día a mí, a mi mamá y a mi hermana Jiřina los comunistas nos encerraron en la cárcel, porque en el trabajo participamos en un debate que no les gustaba. Aunque me dejaron libre muy pronto, de una vez mis posibilidades empezaron a ser limitadas. Ya no me dejaron actuar, así que tuve que empezar a trabajar manualmente.

Un día recibí la oferta de participar en un concurso en Alhambra. Fue un concurso extraño, pero fui elegida como bailarina de cabaré. Sin embargo, trabajé allí poco tiempo, porque constantemente buscaba caminos que me llevarían fuera de Checoslovaquia. La atmósfera cambiaba rápidamente: tenía la sensación de que cada vez el ambiente era más y más sofocante y yo deseaba respirar libremente.

Pero para poder irme necesitaba una carta de invitación, así que mi tía en Austria me invitó a hacer una visita de unos cuantos días. Ya nunca volví. En Austria hacía lo mismo que en Praga, bailaba en el Cabaré Maxim y cantaba chansones de Edith Piaf. Tuve mucho éxito, era joven, bella y los hombres se volvían locos por mí.

Una vez visitó el cabaret un italiano, quien me ofreció trabajo en los Estados Unidos. El permiso de trabajo fue tramitado rápidamente y yo estaba decidida a partir. Los Estados Unidos me entusiasmaron. No duró mucho a que me diera cuenta de que había encontrado el lugar, donde quería vivir.

Desgraciadamente no había leído que el contrato de trabajo era solo para tres meses y muy pronto tuve que empezar a ganarme la vida yo sola de cualquier manera. Por suerte tenemos en la familia muy bien arraigada la habilidad para el comercio. En cuanto apareció, tomé la oportunidad: compraba y vendía de todo. Mi primera tienda fue un quiosco en Astoria, más tarde vendía casas en Long Island.

Los Estados Unidos son un país de diversas oportunidades y depende solo de ti mismo, si las quieres tomar o si las desperdicias. Exitosa fue también mi hermana Jiřinka, que vino tras mí. Me hace feliz ver todo lo que logró con su aplicación y afán. También mi hermana más pequeña Bohumíra se convirtió después de la revolución en una empresaria, sin embargo, ella se quedó en Checoslovaquia.

Los Estados Unidos son un país de diversas oportunidades y depende solo de ti mismo, si las quieres tomar o si las desperdicias.

En la República Checa sigo teniendo a mi familia que de vez en cuando me viene a visitar. Yo nunca desde entonces volví a casa. Desgraciadamente no tengo buenos recuerdos de mi tierra natal. Muchos años litigamos la casa, que los comunistas quisieron quitarnos.

Actualmente vivo en una pequeña ciudad cerca de Nueva York a donde me trasladé hace un par de años. Hay a mi alrededor una naturaleza muy bonita que me llena de energía y vitalidad. Intento disfrutar cada momento de mi vida, aunque ya de una manera distinta que antes.”

febrero 13, 2017
Jan Ehrenreich
"Durante mi infancia, nunca se me habría ocurrido que en mi vida vería tanta...
marzo 7, 2018
Paul Fierlinger
"Nací como hijo único del diplomático checoslovaco Jan Fierlinger en la primavera de 1936...

¿Te gusta esta historia?

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *